4

Habla con tus papás de dinero (para que no haya cuentas sorpresivas)