El unicornio mágico (Serie CriptoAnimales 4) por Alberto Melis

La descarga de libros electrónicos de El unicornio mágico (Serie CriptoAnimales 4) es fácil. Simplemente haga clic en uno de los libros electrónicos sugeridos. En la página siguiente encontrará un botón para descargar su libro electrónico gratuito. Nuestros libros electrónicos se entregan en formato epub, que se puede leer en casi todas las tabletas, teléfonos inteligentes y lectores electrónicos populares.

El unicornio mágico (Serie CriptoAnimales 4)

Titulo del libro : El unicornio mágico (Serie CriptoAnimales 4)
Fecha de lanzamiento : November 12, 2010
Autor : Alberto Melis
Número de páginas : 256
ISBN : 848441681X
Editor : MONTENA

Alberto Melis con El unicornio mágico (Serie CriptoAnimales 4)

Los 3 Viajeros deben encontrar al más extraordinario de los Criptoanimales: Azul, el unicornio mágico Alberto Melis nació en 1957 en Cagliari. De pequeño desempeñó laboriosos cometidos como el de escolar, monaguillo y escolta, y también fue líder de la Banda del Almendro, que tenía su refugio en una cabaña hecha con viejos tablones de madera. Al hacerse mayor, Alberto hizo dos solemnes juramentos: dejarse barba y no trabajar nunca. Hombre de palabra, ha mantenido ambos juramentos: hace veinte años que no se afeita la barba y, en lugar de trabajar, se divierte haciendo de maestro, periodista y escritor. Los que le conocen bien, aseguran que Alberto todavía tiene un sueño guardado en el cajón: el de irse a vivir a una pequeña isla perdida en medio del océano y hacer de farero... Valiant, Violet y Shaila pronto dejarán de ser los encargados de proteger a los criptoanimales, pero antes deberán llevar a cabo una última misión, la más arriesgada de todas. Para ello viajarán hasta la Tierra del Fin del Mundo, en la Patagonia argentina, donde se esconde la más extraordinaria de las criaturas: Azul, el unicornio. Los agentes de la Raptor y el malvado Marmaduke Black han puesto los ojos en esta poderosa criatura y ya llevan días patrullando por la zona, así que no hay ni un segundo que perderà